Boda en masia Aldamar

Hoy os traigo el reportaje de boda de María y David. Si hay dos elementos que tengo que destacar de este enlace, aparte del amor del uno por el otro, son el estilazo y buen rollo de David, la música que embadurnó toda la boda y la simpatía de María.

El estilo, por las preciosas pajaritas, el elegante traje del novio y el sombrero de copa para el baile. El buen rollo por la ilusión y las ganas de marcha. Y la música, porque él y María son músicos, sus hermanos son músicos, sus amigos son músicos, media familia son músicos…

La mejor manera de romper la tensión de los primeros minutos de fotos, es “ve a la cocina y nos tomamos algo”, aunque sea un vaso de agua!






































































Vestirse con un traje de boda no siempre es fácil, y mejor si te echan una mano, y así además el fotógrafo puede pasar más desapercibido.

Tras los momentos de concentración para que todo quede en su sitio, los ajustes finales entre risas por los nervios, una ayuda extra para el fotógrafo! Que te hagan fotos mientras te vistes igual tampoco ayuda a estar tranquilo, lo reconozco, pero ¿y lo bien que se lo pasarán viendo estas fotos dentro de unos años?

Las iniciales de David bordadas en su camisa, uno mas de los muchos detalles de esta boda celebrada en la masía Aldamar, y como siempre digo, las masías donde hay mucho espacio libre y naturaleza son ideales para hacer el aperitivo con total tranquilidad e intimidad.

Dándole un aire andaluz, a la madrina le colocan en esta foto la mantilla que tanta ilusión le hacía lucir el día de la boda de su hijo.

María observa como colocan la pajarita a su cuñado…

… y aquí lo tenemos a él riéndose mientras se la anudan.

Y aquí la novia y su madre ¿qué estarán mirando?

Ah, ¡jugando con su pequeño sobrino! Estas cosas son las ventajas de contratar a un fotógrafo fotoperiodista, que va a retratar vuestro día con la idea de contar una historia completa, una filosofía diferente del clásico álbum o reportaje de boda donde solo hay fotos posadas.

Simetria I

Simetria II

Precioso el primaveral bouquet de novia.

A veces es mejor enseñar menos para decir más.

Un mensaje de Davíd, solo para ella.

Es buena idea probar como funciona un velo de novia antes de ir a la iglesia.

Durante toda la ceremonia de boda en la iglesia de San Vicente de Benimamet sonó música, interpretada por la familia y amigos de la pareja.

La mirada orgullosa del padre de la novia.

¿A quien estarán llamando estas manos?

¡Ah, al pequeño portador de los anillos!

La ventaja de las bodas por iglesia es que son largas y da tiempo a que pasen más cosas. Claro, también hay que saber verlas. Y a los más pequeños siempre se les hacen largas, así que no hay que quitarles ojo de encima.

La nave central de la iglesia se quedó pequeña, pero nadie quería perderse detalle.

¡El abrazo del suegro al nuevo yerno!

La llegada a la masía, bien tempraneros antes de los invitados, para poder hacerles unos pocas fotos de pareja a ellos dos solos.

Como no querían perderse nada del aperitivo y recibir a todos los invitados, tan solo dedicamos unos minutos a las fotos de pareja con ellos dos solos, pero visto el resultado fue más que suficiente.

Uno de los recuerdos de este día que me llevo es el penetrante olor a campo y primavera, a azahar y tomillo. ¿No oléis a romero si cerráis los ojos con esta foto? Os aseguro que yo, que aplasté algunas matas para hacer la foto, me quedé enamorado de esa sensación.

¡Una bodega siempre es un buen lugar para hacer fotos de novios!

Abarrotado que estaba el patio de la Masía Aldamar, lugar donde celebraron la cena y fiesta.

El buffet de chucherías, que siempre aprovecho para recargar fuerzas.

Un par de fotos del baile que se marcaron para abrir la fiesta.

Y para acabar, unas pocas fotos del photobooth que les monté para animar más aún la fiesta.

Espero que os haya gustado esta boda en Masía Aldamar. Os dejo con algunos de los proveedores:

– El traje del novio es de la sastrería Ascot: http://www.ascotsastreria.com/
– El traje de la novia es de Rosa Clará.
– Los pendientes, pulsera, gemelos del novio y regalos de las mujeres (pulseritas) son de la joyería Argimiro Aguilar: www.argimiroaguilar.com
– Las alianzas son de la joyería Romi, Avinguda de l’Equador, València.
– Flores de la iglesia, por Floristería Art Natural
– Flores y decoración Masía Aldamar, por Toni Vendrell: http://www.floresvendrell.com/
– La música en directo durante el coctel y en la fiesta, iluminaciones, etc… es del grupo Altius producciones: http://www.altiusproducciones.com/

Un video con todas las fotos de este reportaje de boda en la Masía Aldamar.

Y un mapa de la localización de esta masía en Chiva:

Por cierto, se escribe aldamar, no aldanar ni aldabar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.