logo blog fotografia
PORTADA   ~   TARIFAS   ~   BODAS   ~   VÍDEOS   ~   FAMILIA   ~   PERSONAL   ~   ¿ DUDAS ?

email

Elegir vídeo para la boda


   Tradicionalmente buscar fotógrafo para tu boda implicaba también tener el vídeo, realizado siempre por el mismo estudio, pues iba todo en un pack. Los estudios tradicionales de bodas siempre han tenido, y siguen teniendo, sus ofertas foto+vídeo. Sin embargo esto ha cambiado, y ahora es muy común que los profesionales trabajen de forma mucho más especializada. Sobre todo por el vídeo, que durante muchos años fue el patito feo, muchas veces incluso se encargaba de grabarlo cualquiera que pasara por allí -la pareja del fotógrafo, el asistente, uno colega que entendía del tema…-.

   Mítico es el aburrimiento que provocaban estos pases de los vídeos de boda de tus amigos que se hacían eternos, que duraban más de una hora -con ceremonia en la iglesia entera incluida-. Lo único que nos hacia mantenernos en el sofá viendo esos recuerdos era la esperanza de ver si salíamos en alguna escena o reírnos un rato a consta de la ridícula pose de tu cuñado.

   Eso provocó que mucha gente, cansada de vídeos de boda aburridos y en muchos casos rozando la cutrez con infantiles cortinillas animadas, dejara de lado y ni se planteasen contratar el vídeo. Los tiempos cambian y al igual que la fotografía, los videógrafos se han ido adaptando a las nuevas demandas de los clientes. O mejor dicho, se ha producido una selección natural, en la que los profesionales que han ofrecido algo diferente al trabajo tradicional, más acorde con la nueva cultura y sociedad del siglo XXI con la que todas las parejas actuales hemos crecido. Ezeps.com es una muestra de ello:

LEE TAMBIÉN:  Laura y Nacho en el Huerto de Santa maría.


Luis y M.Carmen en Campo anibal

   Internet, sin duda, ha ayudado mucho a enseñarnos que las cosas se pueden hacer de otra manera. El cine, con una oferta y mucho más accesible hoy que cuando se casaron nuestros padres o abuelos, también nos ha enseñado una estética y una narrativa visual que no tiene nada que ver a la que ellos estaban acostumbrados.

   Hoy las parejas no buscan -o no solamente- mostrar el vestido más ostentoso, invitar a más gente que tu prima ni hacer la boda más espectacular del pueblo. No, esa época ya pasó. Ahora nos hemos dado cuenta de que lo que al final importa son las personas, y como se sientan. Mirar hacia adentro de nosotros mismos y celebrar el amor de una pareja, y el amor de toda una familia.


Vídeo de la preboda de Carmen y Dani

Porque somos diferentes, bodas diferentes

Por eso ahora las bodas son más intimas, con menos invitados para tener un ambiente realmente familiar.
Más divertidas, porque se olvidan los viejos protocolos que encorsetan las emociones.
Con más detalles, preparados con toda la ilusión por la pareja, porque así cada boda es diferente y cada boda está personalizada.
Con más sentimiento, porque sin obligaciones ni prejuicios tradicionales nos dejamos llevar por el momento y novios e invitados se sienten más unidos.
Una fiesta de verdad, porque una boda no es mas que una excusa para reunir a todos los amigos y familia para compartir el amor de la pareja, ya sea en el restaurante más lujoso o en el huerto de tu abuelo y con catering de tortillas de patatas made in tu tía.

LEE TAMBIÉN:  Como pedir en matrimonio

   Y eso hace que un vídeo tradicional no llegue a recoger todos esos matices que ahora si las parejas de novios de hoy en día van buscando. Si antes lo normal no era más que grabar planos y colocarlos unos detrás de otro con los momentos típico -novio se viste ceremoniosamente, madres ayudan a la novia a ponerse los zapatos mientras esta mira al infinito, ceremonia religiosa con primeros planos del señor cura, oliendo flores en un jardín con la fuente del pueblo de fondo, brindis en el salón –Campo Anibal opiniones me encanta para las bodas-, corte de tarta con sable y primer vals…- ahora queremos que el vídeo de nuestra boda nos cuente una historia. Que exista una narrativa, un encadenado de tomas que nos digan algo, unos momentos que nos importen de verdad, escenas que nos transmitan la emoción, la alegría, la energía que había en ese momento, y que nos permita recordarla para siempre.

   Y para tener éxito en esa labor hace falta tener la sensibilidad, destreza, gusto y técnica que esté cerca del nivel de entusiasmo e ilusión que una pareja pone al organizar su fiesta. Desde hace años vengo trabajando con Ezequiel Giménezhttp://www.ezeps.com/ -, mi videografo de cabecera. Compartimos una misma misión cuando trabajamos para una pareja de novios. Que cuando vean sus fotos o su vídeo puedan decirnos “Si, así fue nuestro día, así nos sentimos y se nota en cada imagen.” Y cualquiera que vea su trabajo lo sentirá. Nos conocemos, trabajamos juntos como un equipo, nos apoyamos, nos chivamos tomas y compartimos risas hasta la madrugada con nuestros clientes.

LEE TAMBIÉN:  Vídeos de Boda


Dejales un comentario:



 

Todas las fotografías publicadas en este sitio son propiedad del fotógrafo Joaquin Corbalan de Valencia, y están protegidas por leyes nacionales e internacionales.