logo blog fotografia
PORTADA   ~   TARIFAS   ~   BODAS   ~   VÍDEOS   ~   FAMILIA   ~   PERSONAL   ~   ¿ DUDAS ?

email

Curso de fotografía 1.10 Tipos de cámaras y lentes


Bloque 1, capítulo 10. Tipos de cámaras y formatos.

Tipos de cámaras fotográficas hay cientos, desde las cajas de cartón con un agujerito para que pase la luz hasta la película, hasta las cámaras de medio formato, pasando por réflexs, compactas, móviles, de carrete, miniaturizadas, submarinas, Polaroids…

Como elegir una cámara

Mucha visión, reglas, composición… pero sin cámara no hay camarero. Fotos, quería decir. Lo normal es que hoy en día el 99% de la población mayor de 15 años ya tenga una cámara. La del móvil, al menos, así que no hay excusa para no hacer fotos y seguir este maravilloso curso de fotografía.

Dejando de lado las cámaras extrañas o aquellas que cuestan más del salario de un mes -y dos y tres y cuatro … veces si quieres una profesional- , la disyuntiva a la hora de elegir una cámara empiezar por la pregunta:

¿Me basta con la cámara del móvil o merece la pena una compacta?

De entrada, si te estás haciendo esta pregunta, es que tampoco tienes demasiado interés en la fotografía ni eres muy exquisito con la calidad de imagen de tus fotos. Además, las cámaras compactas apenas han avanzado en cuanto a calidad real de imagen desde hace unos cuantos años, justo al revés de las cámaras de móviles, que sin miedo a equivocarte puedes tener claro que si tienes un móvil nuevecito de gama media-alta, tienes mejor cámara que la mayoría de las compactas normalitas. Y sin el engorro de otro cargador, otra batería, tarjetas de memoria y el peso extra.

“La mejor cámara es aquella que está contigo”.

Esta cita de Chase Jarvis creo que resume muy bien ese pensamiento. Todos llevamos encima el teléfono móvil, y encima gracias al 3G podemos spamear a todos nuestros contactos con las fotos que acabamos de hacer. ¿Quiero decir que son mejores las cámaras de los móviles que las de las compactas? No, desde luego para las compactas de gama media o alta, pero probablemente no tenga ningún sentido comprar una compacta de 100€ si ya dispones de un Iphone 5 o un Samsung Galaxy, por decir algunas marcas. Cierto es que la óptica de una compacta siempre será mejor que un móvil, pero no siempre en cuanto a sensores. Un móvil por puras cuestiones de espacio físico tendrá peor sensor -más ruido y menos nitidez- que una compacta, donde hay más espacio para meter una más grande y mejor. Pero hoy día la mitad de una foto es óptica/sensor, y la otra mitad es electrónica. El software de un móvil es capaz de estar -y de hecho lo están- calibrados para corregir los defectos que las lentes del móvil tienen. De esta manera, aunque la foto original tenga una importante distorsión de barrilete, tienda a tener dominantes rojas y las esquinas tengan muy poca nitidez, la foto final que tu ves ya ha sido procesada y se le ha corregido esa distorsión, se ha bajado la saturación del color rojo, y se ha recortado para que no veas lo mal que salen las esquinas.

LEE TAMBIÉN:  Es el indio, no la flecha

Sin embargo, si realmente tienes algo de interés por la fotografía y quieres aprender algo, te recomiendo igualmente que te olvides de las compactas. ¿Y eso por qué? Sencillamente porque si te gusta la fotografía y descubres el placer de aprender a mirar con otros ojos, acabarás comprándote una réflex a los 6 meses y dejarás la compacta abandonada en una esquina (total, teniendo la del móvil). Y como esto es un curso de fotografía, seguro que te vas a enamorar de ella si no lo estás ya, así que si aún no la tienes, cómprate una réflex. De segunda mano, de aquellos que se compraron la más barata y a los 6 meses se dieron cuenta de que les gustaba tanto la fotografía que se compraron otra réflex más avanzada y dejaron la primera abandonada. Si, estás sospechando correctamente. Luego aprendieron más y se dieron cuenta de que con su objetivo y esa cámara nueva no podían conseguir el bokeh que buscaban, y se compraron otra profesional y un objetivo 1.4, y volvieron a poner a la venta de segunda mano la anterior.

La tendencia es a imprimir/revelar en papel cada vez menos fotos. Si quieres imprimir tus fotos, las del móvil te pueden dar problemas si quieres tamaños grandes. Pero para eso están las réflex, ¿verdad? Otro inconveniente de los móviles frente a las compactas y sus hermanas mayores las réflex es el zoom, que no existe en los móviles -zoom real, no una ampliación digital-.

Luego están las compactas de gama alta, pero sinceramente, por el precio que tienen, mejor una réflex. La única ventaja es que son más pequeñitas. Pero con la llegadas de las evil -sensor de tamaño de réflex y ópticas de réflex, vamos, calidad réflex- en cuerpos de cámaras cuasicompactas, esa ventaja desaparece. Y tampoco son mucho más caras.

LEE TAMBIÉN:  Curso de fotografía 1.6. Lenguaje fotográfico

¿Qué réflex me compro?

Pues sencillamente la mejor -normalmente también más cara- que te puedas permitir. Pero es que yo solo lo quiero por afición. Coñe, pues para qué preguntas.
Bueno, dicho eso, te puedo decir que la peor réflex es mejor que el mejor móvil o la mejor compacta. ¿Por qué? Porqué es mas grande. Noooo, es broma, jeje. En realidad no es broma, no. La calidad de la imagen va a depender de dos factores, para entendernos. Del sensor y de la óptica.

El sensor es el encargado de capturar y traducir la luz en información digital, que posteriormente se transformará en la foto final. Por tanto, cuanta mayor calidad tenga ese sensor, mejor capturará la luz. Y aquí normalmente mejor es sinónimo de más grande. Porque cuanto más grande, más superficie de incidencia de luz habrá, por tanto mayor cantidad de información quedará registrada. A continuación os detalle con un gráfico los tamaños de sensor más usuales. El gráfico lo he usado de la wikipedia.

Captura

Esta, y no otra, es la madre del cordero. Las cámaras que usamos los profesionales son de 35mm, las llamadas Full Frame, como la 5d mk3 por ejemplo que uso yo. Como curiosidad, las cámaras de medio formato aún lo tienen mucho más grande. Son usadas habitualmente para trabajos editoriales, publicidad o personales y muchas veces con carrete analógico.

Por comparar, un Iphone 5s tiene un tamaño de sensor de 4.89×3.67 mm -y eso que ha crecido bastante en la última versión- por los 36×24 mm de la 5diii de Canon. Ese, y no otro, es el quid de la cuestión. Burro grande ande o no ande.

Después del formato FF, Full Frame, destinado normalmente a cámaras réflex profesionales o de gama alta, las de gama intermedia suelen tener un tamaño de sensor algo más pequeño llamado APS. Si no eres muy exquisito, no notarás excesiva diferencia entre un APS y una FF, y la diferencia de precio si es grande. Un profesional puede y debe pagar por el extra de nitidez y menor profundidad de campo de ofrece un sensor FF, pero para un aficionado con un sueldo normal no merece la pena, salvo que seas un caprichoso.

En la red encontrarás trillones de páginas donde comparar cámaras, modelos y volverte loco mirando especificaciones técnicas.

LEE TAMBIÉN:  Curso de fotografía para novatos gratis. Introducción

¿Qué objetivo?

Pues sí amigo mio, la lente es esa cosa que muchos llaman zoom -aún no se porqué- y que es redonda, llena de cristales por dentro, y generalmente negra. Y es por donde entra la luz hacia el sensor. Y si, con las cámaras de aficionado te regalan uno que generalmente no sirve para nada, el llamado pisapapeles.

Cosas que hay que saber de los objetivos.

Hay de dos tipos: Zooms y fijos.

Los zoom son aquellos que permiten usar varias distancias focales en un mismo cacharro, es decir, acercar o alejar la imagen. Los típicos 18-55mm o 50-70mm que se suelen regalar con las cámaras más básicas. Estos suelen tener apertura variable f/3.5-5.6, más cerrada cuanto “más zoom” -cuando más cerrada, menos luz entrará en el sensor, y eso es malo. Ya veremos el tema de las aperturas más adelante-. Los zooms más avanzados -y más caros- suelen tener aperturas más grandes – f/2.8 – y además no varían a lo largo de toda la longitud focal. Por ejemplo, un 70-200mm f2.8 es f2.8 a 70mm, a 100mm, a 135mm […] y en 200mm.

Los fijos solo tienen una distancia focal. No tienen anillo o ruedecita para acercar la imagen. Si quieres acercarla, tendrás que dar varios pasos andando hacia adelante. Normalmente estos objetivos son los mejores en cuanto a calidad de imagen y muchas otras cosas. Tiene aperturas mas grandes que los zoom, que no llegan más allá 2.8. En general los fijos tienen aperturas de f1.2, f1.4 o f2.0. Esto, además de hacerlos más luminosos, permite tener mejor bokeh, vamos, desenfoques mucho más bonitos. Son mucho más nítidos, y además te obligan a ser más creativo. El único inconveniente es su precio.

El zoom es más versátil y cómodo, pero un fijo es más personal y con mejor calidad de imagen. Si estabas imaginando qué lentes uso yo, estás en lo cierto, fijos.

Lo normal si quieres empezar a experimentar con fijos y olvidarte del 18-55, es empezar comprando un fijo 50mm f1.4, que los hay de muy buena calidad y baratos, y si buscas de segunda mano tiradísimos de precio, pues es un objetivo super clásico. Su principal virtud es que tiene un ángulo de visión similar a la visión humana.

   El resumen de capítulos al final de la introducción: http://www.joaquincorbalan.com/blog/curso-fotografia-para-novatos-introduccion/


Deja un comentario:



 

Todas las fotografías publicadas en este sitio son propiedad del fotógrafo Joaquin Corbalan de Valencia, y están protegidas por leyes nacionales e internacionales.