logo blog fotografia
PORTADA   ~   TARIFAS   ~   BODAS   ~   VÍDEOS   ~   FAMILIA   ~   PERSONAL   ~   ¿ DUDAS ?

email

Curso de fotografía 1.8. Luz


Bloque 1, capítulo 8. Luz

   Místico y misterioso que empieza hoy el curso de fotografía, ¿verdad? Tranquilos, ya vamos dejando atrás la filosofía en este curso de fotografía.

   Decir que sin luz no existe la fotografía es más que suficiente para entender la importancia que tiene. Basta con que hagáis una foto con la tapa del objetivo puesta, sin que pase ni un rayito de luz, ya veréis que foto más bonita.

   La luz es la herramienta número uno de cualquier fotógrafo. Tal es así, que la diferencia entre una foto mediocre y una obra de arte de un mismo objeto dependerá del tipo de luz, color, dirección que exista en ese momento. Y del ojo del fotógrafo, por supuesto. El problema es que no siempre la podemos llevar guardada en la mochila.

   La luz nos dará textura, modulará los tonos, creará un ambiente, teñirá de color la escena… Es importante hasta tal punto de definirá tu estilo como fotógrafo. En mi caso, cuando me enfrento a un trabajo, lo primero que hago es buscar la luz que me gusta. Cuando la tengo, observo si el lugar y el fondo me gusta. Y lo último, coloco ahí a los protagonistas. Si estoy haciendo fotografía documental y no puedes controlar la situación, igualmente busco y estudio la luz del lugar, y me coloco donde quiero fotografía, y espero a que la acción ocurra.

El árbol de la vida.

Tipos de luces

Luz natural, aquella proveniente del sol o la luna;
Luz ambiental artificial, la que viene de faroles, focos, neones, bombillas;
Luz artificial, la que sale de nuestro flash.

   Probablemente el tema de controlar el flash es de los temas sobre lo que más se ha escrito en foros y blogs, en parte por su dificultad , y en parte por la gran ayuda que nos presta tener la luz que queremos donde queremos cuando queremos cuando no existe. En los siguientes bloques sobre cámaras compactas y réflex lo trataré con más profundidad. Pero ahora toca hablar de la luz en general, independientemente de cual sea su fuente.

Como mirar la luz.

   Pues desde luego nunca directamente al sol, ¡o te quedarás ciego! La luz tiene una serie de propiedades en las que debemos fijarnos:

– Dirección:Toda luz viene de algún sitio. A veces de dos sitios si tenemos dos fuentes de luz, o tres, si hay tres farolas, por ejemplo. Para hacerlo fácil, pongamos que usamos luz natural y solo tenemos el sol. La gracia de que tenga dirección es que creará sombras en el lado contrario. Y esas sombras son la clave del aspecto de nuestra foto. En la naturaleza, durante el día la luz nos puede llegar con una diferencia de hasta 180º . Al amanecer y atardecer nos llegará totalmente frontal -más o menos- si nos ponemos cara al sol, y según vaya transcurriendo el día la luz nos irá cayendo desde más arriba, hasta llegar a estar justo encima de nuestras cabezas al medio día.

LEE TAMBIÉN:  Curso de fotografía 1.5. Composición, parte 3

   Si bien es cierto que ninguna luz es mejor o peor que otra, todas son útiles si nos ayudan con nuestra visión, fotografiar justo al medio día con el sol en todo lo alto no suele ser buena idea. Fotograficamente hablando, decimos que la luz del medio día es una luz dura , pues tiene una dirección que provoca unas sombras muy intensas y que en general son muy desagradables. Si probáis a hacer un retrato a medio día de un día soleado, comprobaréis el efecto “raccoon eyes”, esto es, las cejas crearán una sombra muy oscura sobre los ojos, y estos aparecerán totalmente oscuros.

   Fotografiar al atardecer o amanecer, en lo que se refiere solo a la dirección de la luz, es más interesante porque podemos iluminar los rostros de forma más frontal, de manera que toda la cara o cuerpo reciben luz.

   Para la fotografía de paisajes ocurre algo parecido. La luz del medio día es mucha mas dramática o brusca si lo queréis llamar así. Ideal para fotografiar un desierto, si queréis realzar la dureza de ese terreno, pero fatal si queréis destacar la tranquilidad de un bosque, por ejemplo.

   Pero la luz natural no solo se puede usar frontalmente o desde arriba. También la podemos tener detrás. Observad la siguiente foto:

fotos de niños

   ¿De donde viene la luz? Claro, desde atrás y con poco ángulo. Estrictamente hablando esta foto sería un contraluz, y es la dirección de la luz, desde atrás, la que crea ese halo en el pelo y silueta de la niña. Este tipo de fotos es necesario hacerlas con una cámara que os permita controlar manualmente la exposición, como cualquier réflex. Si la hacéis en un modo automático, probablemente la cara de la niña salga muy oscura.

– Intensidad:

   La fuerza con que llega la luz. Lógicamente necesitarás una cantidad mínima de luz para poder fotografiar, y esa cantidad mínima dependerá de las capacidades de tu cámara.

   No siempre más es mejor, sobre todo si quieres ser creativo. Sobre todo cuando no todas las zonas están iluminadas por igual. Piensa que en una foto siempre hay una zona de luz, y una de sombra (o casi siempre). Cuanto más intensa sea la luz, más intensa será la sombra. O lo que es lo mismo, cuanta más luz, la sombra será más negra y no te dejará ver qué hay en las zonas oscuras. Tu ojo y tu cerebro tiene la capacidad de diferenciar muy bien entre ambas zonas, pero las cámaras, al menos hoy día, aún tienen un rango dinámico -que es como se llama esta capacidad- muy limitado. Si en vez de tener una sola fuente de luz, tenemos dos, podemos iluminar las zonas que quedan oscuras. Ese es el motivo de que los profesionales usen reflectores, varios flashes y focos en una misma foto.

LEE TAMBIÉN:  Curso de fotografía 1.12. Donde encontrar la inspiración

   Un día nublado hace que el sol tenga que pasar a través de las nubes y al reflejarse varias veces se va ampliando la zona desde la que cae la luz. Un día con nubes puede ser perfecto para hacer retratos.

– Tamaño:

   El tamaño si importa, al menos cuando hablamos de fotografía. Cuando mayor sea la fuente de la luz, más difusas serán las sombras. Al revés, cuanto más pequeña, las sombras serán mas desagradables. Por eso en estudio se usan paraguas o difusores enormes, para hacer que la fuente de luz sea lo más grande posible.
Puedes probar en tu casa comparando las sombras que produce una pequeña linterna – la del móvil por ejemplo – y una lámpara grande.

   El flash de una cámara compacta es mucho más pequeño que un flash profesional, ese es uno de los muchos motivos por los que son mejores, por el tamaño de la fuente de la luz. Muchos profesionales de hecho disparamos nuestro flash no hacia los protagonistas de una escena, sino hacia una pared lateral. No es raro que unos avispados invitados a una boda me alerten de que tengo mal puesto el flash y que dispara para el lado. Me limito a decirles que yo lo hago así, porque explicarles que la luz rebota contra la pared, que tiene una superficie muuucho más grande que el foco de mi flash y estoy convirtiendo así la pared en un gigantesco foco es demasiado largo y difícil de entender, sobre todo a ciertas horas de la madrugada.

– Color:
Te habrás fijado en el color de la luz de tu lámpara de salón es diferente del neón de la cocina. Igual hasta habrás visto que el color anaranjado del sol al atardecer no tiene nada que ver con el color más frio del medio día.

LEE TAMBIÉN:  Curso de fotografía 1.10 Tipos de cámaras y lentes

   En fotografía, el color se mide en grados Kelvin, cuantos menos grados más cálido – más caliente – y cuantos más, más azulado o frio. Como curiosidad, la luz del sol al mediodía o de un flash está alrededor de los 5500ºK , la luz del fuego -que es más cálida o rojiza- ronda los 1500ºK, mientras que un cielo nublado puede estar por los 8000ºK. Por eso es importante realizar el balance de blancos para ajustar el color. De forma resumida, ya lo veremos más adelante, consiste en ajustar la cámara para que el blanco se vea blanco aunque ilumines con una luz amarilla. Si disparamos en formato RAW, este balance se puede hacer después desde el ordenador -solo para cámaras réflex y unas pocas compáctas-.

   Esto quiere decir que si usas luz natural, has de saber que tus fotos tendrán un tono general más frio o más cálido según la hora del día. Las fotos al atardecer tienen ese aspecto romántico precisamente por esos tonos cálidos y una luz suave. También te sirve para entender porque tus fotos sin flash a la luz de una farola salen todas naranjas.

   Es interesante que evites que dos tipos de luces con colores diferentes influyan en tu foto. Si por ejemplo a un lado de la calle hay una farola con luz anaranjada, y al otro un foco de neón con luz más blanca, los sujetos que colores en las zonas donde se mezclen las distintas luces tendrán un aspecto muy parecido a Shrek. La solución, si no usas tu propia luz, es elige una de las dos y tapa la otra.

Practicar

   Conocer la luz es fundamental para hacer una buena foto. Saber de donde viene, si es suave o dura, si la puedes modificar, si la puedes filtrar, modular… solo se aprende con la práctica. Roberto Valenzuela nos contaba hace un par de años en un taller que él practica cada día con muñecos y frutas como modelos, colocándolos en una ventana, iluminándolos con linternas, etc…

   Ya tienes tarea para esta semana, aprender a leer la luz.

   El resumen de capítulos al final de la introducción: http://www.joaquincorbalan.com/blog/curso-fotografia-para-novatos-introduccion/


Dejales un comentario:



 

Todas las fotografías publicadas en este sitio son propiedad del fotógrafo Joaquin Corbalan de Valencia, y están protegidas por leyes nacionales e internacionales.