logo blog fotografia
PORTADA   ~   TARIFAS   ~   BODAS   ~   VÍDEOS   ~   FAMILIA   ~   PERSONAL   ~   ¿ DUDAS ?   ~   CLIENTES

email

Vuestras fotos a tope de calidad

   Esto es lo que entrego a todas mis parejas:

usb-bodas

   Es decir, un usb de 16GB -16 en binario, o casi 15 en decimal, cosas del marketing de los fabricantes de usbs-. Dicho de otra manera, en ese pendrive meto todas las fotos, a la máxima calidad posible de vuestra boda, o lo que es lo mismo, vuestros recuerdos.

   Y esto lo cuento porque de vez en cuando me encuentro con parejas o conocidos a las que, al igual que yo, otros fotógrafos también les entregan todas sus fotos, pero en un cd o un dvd. Vamos a ver una cosita, queridas novias y novias que os vais a casar en breve:
   Un cd tiene capacidad para 700 megas, y un dvd para 4 gigas, más o menos. Supongamos que yo entrego ahora mis fotos en estos soportes con la misma calidad y resolución que estoy usando ahora mismo. En un cd podría almacenar unas 250 fotos. En un dvd poco más de 1.000 fotos. Yo tengo que entregar 2.000 fotos o más, más otras 2.000 fotos en blanco y negro, de manera que tendría que dar 4 DVDs, con el engorro que supone para mi, pero especialmente para la pareja que tiene que estar metiendo y sacando del ordenador 4 dvds para ver toda su boda. Y rezando para que no se rayen.

   Y no quiero hablar de esos listos que os dan todas las fotos de la boda en un cd o dvd… pero en una presentación en vídeo en vez de imágenes, de manera que si queréis sacar alguna tenéis que ir al estudio y pagar otra vez… ¿Os suena la frase de que lo barato sale caro? ¿o que nadie da duros a cuatro pesetas? Pues eso.

   Estos fotógrafos que entregan todas las fotos en un cd solo tienen dos opciones. O te entregan solo 200 fotos si tienen una calidad y resolución buenas, o hay que reducirlas y comprimirlas tres, cuatro o cinco veces para que quepan, con la pérdida de calidad y resolución que eso significa.

   La tecnología corre una barbaridad, e igual hace 10 años tener las fotos de tu boda a una resolución de 800×600 te podía valer porque los monitores eran realmente pequeños. Pero hoy día esa resolución es sencillamente ridícula. Y siempre que no quisieras imprimir alguna foto a tamaño más o menos grande, sino estabas perdido. Por eso yo te aconsejo que un recuerdo tan importante como son las fotos de la boda las conserves con la máxima calidad posible. Y es imposible hacer en un cd, o un dvd si son muchas. Es por ese motivo, para tu tranquilidad futura, que os entrego las fotos a una resolución muy alta, y así de aquí a 25 años no te arrepientas del formato en el que te dieron tus fotos.

usbs de bodas

   Está claro que para los fotógrafos nos supone un coste extra, porque aunque los pendrive normales son baratos estos hay que serigrafiarlos y presentarlos correctamente con su cajita para que estén protegidos y eso es un coste extra, pero os aseguro que merece la pena que vuestro fotógrafo os permita tener las fotos a la mayor resolución posible.

   Y para los más avanzados, también tenéis la posibilidad de adquirir todos los brutos -los archivos RAW- sin procesar tal cual salieron de la cámara. Como me consta que muchas de mis parejas son aficionados a la fotografía y tienen ciertos conocimientos, no es raro que algunos me pidáis los archivos raw para conservarlos o jugar con ellos. Como gestionar el mantener esa enorme cantidad de datos que supone una boda en raw tiene un coste para mi, cargo un pequeño suplemento que podéis consultar en mis tarifas de bodas.

¿Has tenido alguna mala experiencia sobre esto? ¿No estás de acuerdo con mi manera de trabajar? Cuéntame qué opinas y lo debatimos en los comentarios de aquí abajo.


Es el indio, no la flecha

   Es el indio, no la flecha es una expresión que se usa mucho en entornos en los que la herramienta suele ser compleja y tiene una importancia fundamental. Con esta frase se quiere indicar que lo realmente importante es la habilidad de quien use la herramienta, más que esta en sí. Y estoy totalmente de acuerdo.

   Yo no se la de veces que escucho durante un reportaje de boda la frase “con esa cámara te saldrán bien todas las fotos, ¿no?” o la más sangrante, “Claro, con ese equipazo cualquiera hace buenas fotos”. Otra variante es “esa cámara hace buenas fotos” , así, ella sola con su cerebrito es la que decide cuando hacer la foto…

   Y ahora nos podemos ir al otro extremo. Aquellos profesionales que están haciendo bodas con un iphone, que los hay, como el canadiense Kim A. Thomas, eso sí, usando una lente profesional. El resultado, qué podéis ver en la página que os he puesto antes con su nombre, deja dudas, por no decir otra cosa. ¿Estará la pareja contenta con fotos oscuras, rostros desenfocados, fotos movidas o no poder hacer impresiones a más de un tamaño A4? Y menos mal que era de día, si llegar a ser de noche… Brian Adams -el cantante no, un fotógrafo, bueno, el cantante también es fotógrafo, qué lio- fue uno de los primeros, pero más para darse publicidad que otra cosas.

   En España también hay fotógrafos de boda que prefieren usar cámaras de aficionado para cubrir sus enlaces, incluso hay quien ha vendido sus reflex full frame para pasar a usar cámaras de sensor recortado. Que estoy de acuerdo en que si el fotógrafo es bueno, si hay ojo, si sabe medir la luz, componer con personalidad, si sabe capturar y estar en el momento oportuno, la cámara es lo de menos, si no que se lo digan a los grandes maestros clásicos de la fotografía con sus viejas Leicas.

Cámaras de aficionado contra cámaras profesionales

   Hoy he tenido una experiencia reveladora, porque yo tenía muy claro que si uno es bueno, con una caja de zapatos agujereada -o una lata de coca cola, manual aquí para fabicarla– le valía. En el cumple de una de mis sobrinas me han dejado una Canon eos 400 para que le hiciera las fotos a la niña mientras soplaba la tarta, abría los regalos… vamos, un reportaje familiar. Estos son algunos de los problemas con los que me encontré:

1. Por suerte o desgracia, yo acostumbro a ver la foto antes de ponerme la cámara en la cara para disparar, vamos, soy bastante rápido en eso. Por tanto, necesito una cámara que enfoque rápido, muy rápido. La eos 400 es una cámara muy popular, de aficionado con algunos años ya en el mercado. Vale, pues no conseguí hacer ninguna foto en el momento en que yo quería disparar. Siempre que apretaba el botón, la cámara se negaba a coger el punto de foco, o tardaba una eternidad, de manera que cuando finalmente disparaba, ya había pasado el momento que me interesaba. En una boda, donde las cosas pasan muy deprisa y hay que estar muy atento, sería un desastre total;

2. Listo que soy yo, opté por la táctica de la probabilidad a ver si así conseguía algo decente. Voy a usar la ráfaga, me dije yo. ¡Ay de mi! Las tres primeras fotos seguidas si que las tiró, pero para la cuarta ya se tiró su minutito pensando. ¿Os imagináis el momento de la salida de los novios en una boda y el arroz arrojado por los invitados, por ejemplo? Pues eso, tres fotos.

3. Me gusta no usar flash en situaciones en las que es mejor pasar desapercibido. Para eso hay que subir el iso. No se cual es el iso de una eos400, pero el grano a iso800 ya era horroroso. En iglesias oscuras yo suelo disparar a 3.200 o 6.400 iso. Y son fotos perfectamente usables;

4. Profundidad de campo. Me gusta tener nítida a la persona en primer plano, y muy desenfocado el fondo. Con una lente de aficionado que suelen montar estas cámaras, los pisapapeles que les dicen, es sencillamente imposible.

Bueno, desde que salió la EOS 400 ha llovido bastante e incluso algunas cámaras actuales de las más básicas son decentillas, y hay algunas avanzadas de gama media con opciones muy interesantes. Pero dicho esto, como profesionales que somos ¿Por qué no vamos a acudir a nuestro trabajo con la mejor herramienta que nos podamos permitir? ¿No se merecen nuestros clientes nuestro respeto poniendo el mejor equipo a su disposición?

Seguridad

JoaquinCorbalan.com Las cámaras profesionales usan doble ranura para las tarjetas de memoria, y la misma foto se graba en dos tarjetas diferentes, de manera que si se estropea una tarjeta, no se pierde nada porque está la otra.

   Recientemente le he tenido que cambiar el obturador a mi cámara más vieja, de las tres que uso, la que no suelo usar en las bodas pero si en prebodas. La vida útil de un obturador, es decir, la cantidad de fotos que puede hacer antes de romperse la cámara -es una pieza mecánica que hay que renovar- en una profesional es 3, 5 o 10 veces mayor que una de aficionado.

   La resistencia a los golpes, el polvo y el agua… y los que os decía arriba son motivos más que suficientes para que un profesional use cámaras profesionales.

   Dicho esto, la mayoría de profesionales que conozco no se arriesgaría a ir a un evento con un equipo de aficionado.

¿Y tu que piensas al respecto? ¿Te atreverías a contratar a algún fotógrafo para tu boda que solo usara un Iphone?


Mejoras en Lightroom 5.0

   Alguna vez he comentado que apenas uso Photoshop en mi proceso normal de revelado y edición de fotos de boda. Y también alguna vez he comentado que muchas parejas se sorprenden cuando les decimos que necesito algo menos de una semana para tener lista la boda. Esto es en parte por la forma de trabajar, y sin duda por los avances en el software que usamos, que hace que cada vez este flujo de trabajo sea más rápido.

   Hace unos días salió al mercado la nueva versión del programa que uso para trabajar una boda, Lightroom 5.0. Ahora tarda un pelín menos en cargar cada foto, pero un pelín por cada foto de las 2.000 de una boda al final del día se nota un ahorro de tiempo. Además ahora es posible automatizar la función de corrección de lentes de manera que funciona de verdad. Con un solo clik ahora puedo corregir las líneas que se deforman de manera natural y quedan raras en las fotos.

   En la foto de más abajo os muestro precisamente esta nueva funcionalidad, que me ahorra varios segundos en algunas fotos:

lightroom-correcion-lentes

   Además, también podéis apreciar como es la foto tal cual ha salido de la cámara, en la parte izquierda. Como veis los colores son muy apagados y tiene poco contraste. Esto es debido a que disparo en formato RAW, que permite luego corregir la imagen sin que pierda calidad y ser yo el que toma las decisiones estéticas, en vez de la cámara. Vamos, lo que es darle el toque personal de cada fotógrafo.

Otra de las mejores de esta versión de Lightroom 5.0 son las previsualizaciones inteligentes, que consisten en una versión de mucho menos peso y tamaño de los raw originales. Nos permite trabajar por tanto en ordenadores portátiles con poca capacidad de almacenamiento, si por ejemplo tenemos los raw originales en un disco duro externo y creamos las previsualizaciones inteligentes en nuestro portátil. Personalmente siempre uso un ordenador de sobremesa y no necesito esta utilidad, en cualquier caso ahora siempre creo las previsualizaciones normales y estas nuevas, aunque no he apreciado que vayan más rápido.

   Ahora ya sabéis cual es el truco para editar mis fotos de manera rápida y eficaz. ¿Tienes tu alguno que quieras compartir?


¿Miedo a enseñar tus fotos?

   Fotografías. Eso es lo que los profesionales de la foto vendemos, entre otras cosas, claro. Y en esta era digital reproducir una foto, copiarla, manipularla y difundirla es más fácil que nunca. Es por eso que muchos fotógrafos son muy recelosos de enseñar sus obras. Es por eso por lo que todos ponemos marcas de agua -visibles e invisibles- en nuestros trabajos, protegemos ingenuamente el blog bloqueando el uso del ratón, ponemos avisos por todos lados sobre derechos de copyright… y aún así nuestras fotos de boda siguen siendo descargadas y usadas sin permiso.

   Hace unos días descubrí que un blog había usado una de mis fotos para hacer un montaje con mensajes motivacionales, que podéis ver aquí. Mis textos me los copian día si y día también. Más delito tiene lo que le hicieron al fotógrafo Victor Lax, de Zaragoza. Otro estudio fotográfico estaba usando una de sus fotos más reconocible dentro de su portfolio, como si fuera suya propia. De hecho usaba fotos de varios fotógrafos más. La verdad que estas cosas dan más pena que otra cosa, porque al final las parejas os podéis sentir engañadas por profesionales que de pro solo tienen el nombre. Y casos de estos ocurren todos los días.

   Pero como todo, las ventajas de que tus fotos lleguen a cualquiera en cualquier parte del mundo son mucho mayores y obvias, y si lo que tenemos que pagar por estos beneficios son unos cuantos despistados y unos pocos caraduras, bien merece la pena. Los casos de gente a la que revistas, periódicos, productoras les han comprado imágenes sin pretender venderlas es infinita. A mi mismo me publicaron hace unos años varias fotos de Nueva York en una revista francesa sin buscarlo.

nueva york publicacion

   Y otra cara más amable de esta distribución es cuando una de tus fotos de un reportaje de boda acaba en los sitios más insospechados. Ayer me llegó una carta de Sandra, en la que me contaba que una clínica veterinaria de la Eliana – Eliavet – buscaba fotos de mascotas para usarlas en sus calendarios. Como Sandra y Vicente tienen en casa a un gato y un conejo, el día de su boda les hice algunas fotos, y me preguntaron si las podrían usar. Así que ahora Nala y Flopy aparecen en los calendarios que esta clínica regala a sus clientes, pero lo mejor de todo es que además han puesto mi web en letras enormes. Si me hubiera negado a que mi foto estuviera por ahí de cartera en cartera, ahora no tendría esa publicidad o por lo menos las risas que nos echamos al ver la tarjeta.

foto animales

   Cuando entramos en el juego de tener un blog, de publicar en facebook, twitter y demás hierbas, hay que estar preparado para que estas cosas pasen y tomárselo con filosofía. Porque sabemos que la ley está de nuestro lado, y siempre podremos a recurrir a ella.

¿Conoces de algún caso parecido?


De premios y concursos

   Dos años después Unionwep ha vuelto a organizar un concurso entre todos sus miembros, entre los que me encuentro. El jurado de nuevo ha tenido a bien otorgarme un premio en la categoría de retrato. La foto corresponde a la boda de Oscar y Carmen.

RETRATO-004-JOAQUIN-CORBALAN-FOTOGRAFOS-DE-BODAS-UNIONWEP-

   Curiosamente, han premiado una de mis fotos que se puede catalogar como clásica, aunque siempre he considerado que mis mejores fotografías son precisamente aquellas más documentalistas. Aunque todo el reportaje sigue esa línea, si que hay algunos momentos en los que dirijo un poco más la acción, como fue precisamente el caso de esta foto, que corresponde a los 2 minutos de posados de hago en casa de los novios cuando ya están listos. Lo de dos minutos es literal, de hecho en la foto premiada de Oscar probablemente no fueron más de 30 segundos los que usé en esa serie. El único truco de esta foto fue encontrar un lugar con una iluminación adecuada y pillarlo pensando en sus cosas.

   La verdad es que desde hace años no me presento a concursos de fotografía. En realidad la mayoría de fotógrafos de bodas apenas dedicamos tiempo a enviar trabajos a concursos, entre cosas por el tiempo que se necesita para seleccionar y editar fotos que puedan gustar a los jurados. A eso se une que en general en estos concursos populares se busca la foto impactante y llamativa, dejando muchas veces apartado el lado más humano de la fotografía, y llegando al absurdo de premiar fotos hechas con ojos de pez y procesados hdr de dudoso gusto. Una forma segura de ganar cientos de premios con una sola foto es comprar un billete de avión al Taj Mahal, contratar a una modelo, vestirla de novia, ponerla delante del monumento en cuestión, hacer click y un par de horas de photoshop. Te nombran mejor fotógrafo del año en todo el mundo garantizado. Desde luego para publicitarse va muy bien. Otra variante que se hace mucho por estas tierras es la de inventarse premios, nombrarte a tí mismo como el mejor fotógrafo del mundo -que lo haga tu madre vale, pero tu mismo chirría-, o que te retiren uno de estos premios por pasarte de la raya. Lo de poner que eres el único en poseer tal título cuando en realidad lo tienen cien más también está muy de moda.

   No es que tenga nada en contra de los concursos, me parece una forma excepcional de confirmar y dar a conocer a grandes fotógrafos. Pero hay que tener mucho criterio y no dejarse llevar, sobre todo por la frustración que produce muchas veces si como fotógrafo esperabas recibir un premio y finalmente no te dan nada. Es imposible gustar a todos, es más, si tus fotos les gustan a todo el mundo, algo mal estás haciendo. Significa que no hay algo realmente intenso y personal en ellas. Pasa lo mismo que la música, estas radiofórmulas que cada verano todo el mundo tararea y que luego todos olvidamos y sustituímos por otras que en realidad son copias de la del verano anterior, con la misma personalidad que un berberecho.

   Otra cosa son las selecciones de fotos que organizan directorios y asociaciones algo diferentes, como por ejemplo la propia Unionwep. No son concursos en sí mismo, sino una selección. Más abajo os coloco un vídeo con todas las fotos premiadas en esta ocasión, realmente hay un nivel altísimo. Pero no quería dejar pasar la ocasión de mostraros otros concursos de un nivel muy alto, probablemente -y para gustos los colores- se muestren las mejores fotografías de boda del mundo en la web la ISPWP, que ha publicado recientemente el resumen de las mejores fotos de bodas del año 2012. En ella destaca, como es habitual, los estudios Chrisman -con los que tuve la oportunidad de asistir a una charla en Madrid-, pero además el pabellón español está muy bien representado con la madrileña Virginia Gimeno y la gaditana Susana Barberá.


Viena y Budapest

Aprovechando las vacaciones de semana santa, nos tomamos unos días de escapada para viajar a Viena y Budapest. Aunque finalmente el frio y la nieve no nos dejó hacer una sesión que ya llevaba prevista, siempre se agradece desconectar unos días y salir de tu rutina.

fotografias de viena
Vista del parlamento de Budapest desde el Bastión de los pescadores.

Entra aqui para ver el reportaje completo

¿Cómo quieres recordar el día de tu boda?

Fotos de bodaAlba entregando su ramo de novia a su abuela

   Una sola foto puede encerrar toda una historia personal, puede explicarlo todo y puede bastar esa sola foto para tenerla guardada para siempre.

   Pero el día de tu boda pasan tantas cosas y tan diferentes que es imposible que te percates de todo. Es normal que te pierdas muchos momentos, sobre todo con tus familiares y amigos, pues en el salón lo normal es que estéis sentados solo con vuestros padres y ajenos a mucho de lo que pasa en el resto de mesas. Al día siguiente tus amigos te irán contando las bromas y lo bien que se lo pasaron, y si no quieres sentir envidia te aconsejo que pases un poco del protocolo y organices tu boda para estar el máximo tiempo posible disfrutando con tu gente más cercana.

   Una solución a este pequeño problema es contar con un buen fotógrafo que tenga una filosofía fotoperiodística de la boda. Vamos, que no se limite a fotografiar los momentos protocolarios y ya está, si no que vaya mucho más allá. Si ya conocéis mi estilo, sabréis que ya os he hablado en varias ocasiones de mi forma de trabajar.

   En la entrada “Cómo elegir al fotógrafo de boda“, ya os hablé precisamente de esto. Cuando les digo a mis parejas que les entregaré entorno a 2.000 fotos se asombran, y cuando tras la boda les doy 2.500 o más fotos la sorpresa es mayúscula. La mayoría de fotógrafos prefieren dar muchas menos fotos, por varios motivos:

   – Sencillamente hacen menos fotos. Porque esperan la foto perfecta, que no siempre llega. O se mueven mucho menos. O están contentos con el trabajo que ya han hecho y no van en busca de algo mejor.
   – Si disparan muchas, pero no las entregan. Solo entregan las mejores 500, por ejemplo. Hay quien se avergüenza de enseñar las fotos malas. O comenten más errores. O no valoran vuestros recuerdos. O se ahorran trabajo procesando menos material.
   – Creen que las parejas no entienden de fotografía y es mejor que el profesional haga la selección.

   Mi filosofía es justo la contraria. Moverme mucho, estar muy atento, conocer bien la técnica para no cometer errores, ser muy honesto y reconocer los errores, y lo más importante, no borrar ningún recuerdo vuestro. Porque para mí ese es el punto de todo. Cada foto de vuestra boda es un recuerdo precioso que debéis conservar, aunque no sea una obra de arte fotográfica. Así que por mi parte podéis estar tranquilos que conservaréis todos esos momentos. Y por si os queda duda, os recuerdo que tengo disponible una entrada en el blog donde os muestro varias bodas completas. Y para muestra, un botón, dale al play y verás toooooodas las fotos que les entregué a esta pareja:

Si te ha gustado esta entrada, o no, compártelo con tus contactos y hablemos sobre ello en los comentarios.


Castellón

   Cómo sabéis soy fotógrafo y vivo en Valencia y esa es mi zona de influencia, pero no es ningún secreto que me encanta viajar a donde me llamen para realizar reportajes fotográficos. He trabajado en muchas provincias y fuera del país, pero en esta ocasión os quiero hablar de un paraíso mucho más cercano.

Fotógrafo en Castellón

   Varias veces al año he de coger el coche y salir hacia la provincia más al norte de Valencia donde unos novios me han contratado para cubrir su enlace. Sin embargo voy menos de lo que quisiera. Hoy voy a hablar de unos cuantos restaurantes de boda en Castellón en los que he trabajado para animaros a mirar al norte:

Entra aqui para ver el reportaje completo

Y si no encuentras algo, búscalo aqui:





Todas las fotografías publicadas en este sitio son propiedad del fotógrafo Joaquin Corbalan de Valencia, y están protegidas por leyes nacionales e internacionales.